cine: el nuevo modelo de guionistas

Antes nos pagaban para empezar a escribir, ahora tras haberlo terminado. Aire comemos y en aire nos convertiremos calabaza de la suerte.